viernes, 22 de agosto de 2008

La demolición del Goethe según La Voz del Interior

Jueves 24 de julio de 2008
Patrimonio arquitectónico

El inmueble donde funciona el Goethe podría ser demolido

El Instituto debe desalojarlo. El municipio intentará que el inversor acepte preservar algunas partes.

El histórico edificio de Ambrosio Olmos 501, donde desde hace varios años funciona el Instituto Goethe, podría ser demolido en los próximos meses. La entidad cultural alemana debe desalojarlo a principios de 2009 y el propietario del inmueble ya contaría con un permiso de demolición otorgado por la Municipalidad de Córdoba el año pasado.

El edificio es uno de los exponentes de la arquitectura francesa que marcó el estilo de las residencias suburbanas de Córdoba en las primeras décadas del siglo 20. Se trata de un componente destacado del listado del patrimonio arquitectónico de la ciudad de Córdoba y de un símbolo tradicional del área más elegante de Nueva Córdoba. Se supone que tiene protección municipal.

Los pedidos de demolición de ese edificio y de las dos casonas que lo rodeaban –una residencia familiar que ya fue demolida y el inmueble donde funciona un local de Mc Donald’s– fueron presentados hacia 2005. Según lo informado desde la Municipalidad de Córdoba, después de un largo período de análisis, habrían sido concedidos por la gestión anterior.

Hasta el momento, se desconoce si los pedidos de demolición de los tres inmuebles forman parte de un proyecto inmobiliario común o de emprendimientos individuales.

“Al municipio no ingresó ningún proyecto nuevo para ese espacio. Sabemos por vía informal que se planea un emprendimiento de relevancia, e intentaremos por todos los medios que los inversores acepten preservar tanto la fachada como otros elementos valiosos del inmueble”, indicó Daniel Rey, secretario de Desarrollo Urbano del municipio.

Desde el momento en que el pedido de demolición ingresó al municipio, se sancionó una nueva ordenanza que ofrece alternativas para compensar con derechos de edificación en otros puntos de la ciudad a quienes acepten mantener en pie los edificios históricos. No obstante, esa norma no regiría en este caso por una cuestión de plazos administrativos.

No obstante, el municipio intentará consensuar la preservación del edificio de Ambrosio Olmos 501 a través del mecanismo de concertación público-privada, que también apunta a la conservación arquitectónica de los inmuebles valiosos por la vía de la compensación al desarrollista.

A pocos metros de ese inmueble, otra joya arquitectónica está siendo intervenida, aunque todo indica que seguirá en pie: la casona de Yrigoyen 638, al lado del también histórico edificio de Córdoba Cultura, donde tiempo atrás funcionara una dependencia policial.

Siguiendo el link pueden ver la nota en su contexto original: http://www2.lavoz.com.ar/08/07/24/secciones/grancordoba/nota.asp?nota_id=224753